Financiación de la investigación

Captura de pantalla 2013-05-07 a la(s) 3.10.53 AM

Tradicionalmente para financiar la investigación científica,  los equipos científicos, para obtener la financiación pública, proponen sus proyectos de investigación y, tras la evaluación minuciosa de los mismos, reciben la respuesta de aprobación o denegación. Este sistema ha sido  el eje fundamental de la actividad científica en España.

Sin embargo, en la última convocatoria, ahora resuelta, el Gobierno ha reducido a 309 millones la cuantía total adjudicada a los proyectos (incluyendo unos 40 de fondos europeos), frente a 384 millones en la convocatoria anterior (19,5% menos).El presupuesto del Fondo Nacional de I+D, con el que se financian los proyectos del Plan Nacional y los contratos Ramón y Cajal y Juan de la Cierva, entre otras cosas, ha caído desde 547 millones en 2009, a 342 millones en 2012 y 273 millones este año, según datos de la Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE).

Una práctica habitual hasta ahora era que las instituciones, una vez que se han asignado oficialmente las subvenciones de los proyectos, adelantan a los científicos dinero si lo necesitan. Pero las arcas de las instituciones están vacías: José Manuel Roldán, rector de la Universidad de Córdoba y presidente de la Comisión de Investigación y Desarrollo (I+D) de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) afirma que  “Estamos en una situación de recortes muy serios. En cuanto a adelantar el dinero de los proyectos, las Universidades no estamos en absoluto en disposición de poder hacerlo”.

Los investigadores del  Consejo Superior de Investigaciones Científicas CSIC, obtienen en torno al 25% de los proyectos. No obstante tampoco están en disposición de poder adelantar dinero a los investigadores. En el CSIC además, necesita que le transfieran 100 millones de euros (otros 50 los puede ahorrar con su plan de ajuste) para lograr mantenerse en funcionamiento. Solo los proyectos cofinanciados con dinero europeo (de las autonomías que reciben fondos FEDER) se ciñen a las tres anualidades para financiar.

Captura de pantalla 2013-05-07 a la(s) 3.10.05 AMOtra forma de financiación, cada vez más necesaria, es la privada. A este apoyo financiero podemos llamarlo mecenazgo, patrocinio, esponsorización o filantropía, cada nombre con sus propios matices y enfoques. EEUU es el país que por excelencia se financia de este modo.

En España, el patrocinio o la filantropía en ciencia y tecnología tienen una historia más limitada, si bien existen instituciones que hacen importantes aportaciones a proyectos de investigación y a becas para postgraduados.Un ejemplo son las Fundaciones Ramón Areces, Fundación Botín o la a labor que lleva a cabo el Banco Santander a través de Universia.

Por otra parte la Fundación Pro CNIC es un ejemplo claro de cooperación público-privada para el desarrollo científico. Las empresas que la integran reafirman un doble compromiso: la promoción de I+D+i, como señal inequívoca de progreso y de avance para nuestra competitividad, y la mejora sustancial de la calidad de vida, lo que beneficia su imagen.

Crédito imagen: Terra / Medtropoli.net

_ Marta Pastor Villalobos @Martusky

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s